Reflexión

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

6:24,6 Comments





Buenos días. Esta semana escribo dos veces, lo sé, este segundo va destinado a la reflexión, ya que hacía tiempo que no planteaba ninguno. Escribir me libera, me trasporta, me permite dar rienda suelta a mis pensamientos, sentimientos, al mismo tiempo que hace plantearme la realidad más al detalle.

Good morning. This week I write two days. The second post will be about thoughts, this is because I haven't written one since a long time. I love writing. This post will be here in English. 

El lunes os conté que había finalizado la carrera, estoy en este momento en el que todavía no me lo creo. Han pasado varios años desde que un buen día entré en la universidad, el día en que el destino quiso que se cruzaran personas maravillosas (que  a día de hoy siguen estando en mi vida)  y cursando unos estudios que desde pequeña había querido. Para mí fue uno de los días más felices.

Los dos primeros años fueron básicamente estudiar digámoslo teoría, a partir del tercer año, es cuando se llevan a cabo durante tres meses las primeras prácticas (en el caso de la universidad donde lo cursé, hay universidades que son iguales y otras que supongo que variará). Es en ese momento cuando realmente puedes notar y saber tú mismo/a si la pasión que considerabas que estabas estudiando coincide con tus expectativas, si eres capaz de llevar a cabo, si te llena como persona, si estás motivado/a hacia las prácticas o lo que puede ser tu futuro, no muy lejano (quizá). De este modo, es  en este momento cuando o bien compruebas que el camino que estás haciendo tiene un significado está bien encaminado o por el contrario, te das cuenta de que al tercer año todas tus ideas de futuro, pensamientos se pueden derrumbar en un momento.



En las primeras prácticas que realicé me gustaron mucho. Los pequeños me satisfacían, sus constantes muestras de cariño, aprecio, atención, me hacían pensar que eso era lo que quería, la tutora, debo decir que también me ayudó bastante a que estuviera motivada, me aconsejaba, me escuchaba. Sentía que disfruté durante esos meses, aunque en cierta medida estaba motivada notaba que me faltaba algo para que se llenase del todo esa felicidad que esperaba, especialmente lo viví más de la mitad de las prácticas hacia al final. En ese momento, no sabía por qué lo sentía. Estaba acompañada de nuevas compañeras, una tutora con las que la relación con ambas fue buena, cordial, congeniamos y eso era difícil de conseguir. Por lo que las compañeras y la tutora no fueron en el principio los motivos de que no estuviera del todo motivada. Si lo analizo desde hoy es que algunas de las cualidades debían de mejorar. Las aprobé, no con la nota que esperaba, en ese momento sentí que algo no debía funcionar del todo bien.

Por lo que pasé al siguiente curso, al que sería el definitivo. Este curso se resume en que esas cualidades que pensaba que debía mejorar eran evidentes.  A pesar del esfuerzo, del trabajo conjunto que hice con mi tutora y los niños no todo sale como una espera. Hablaron conmigo de lo que podría llegar a suceder, y… sucedió. En ese momento, a pesar de estar con unas compañeras increíbles que me animaron, me resultó muy difícil avanzar. Lo veía oscuro, me desmotivé más todavía, pensaba que definitivamente, lo que estaba haciendo no era lo mío. Posiblemente fruto de la actitud negativa que tenía en ese momento, estaba por dejarlo todo, también pensé en lo que podrían pensar los demás, de que volviera a hacerlas. Me di cuenta de que era un ERROR pensarlo, le podía pasar a cualquiera, lejos de ser una pérdida de tiempo, sería tiempo invertido en mejorar como maestra, como persona. Por lo que menos mal que con cabeza, con tiempo, con coherencia, con apoyo, me hice una lista de lo que podría suponer esta nueva oportunidad. Esa nueva oportunidad sería el momento para coger “carrerilla”, para demostrar mis aptitudes, capacidades, no sería más que el principio. Partiría de mis debilidades, trataría de juntarlas con mis fortalezas, más todo lo que la anterior tutora de prácticas me comentó que debía mejorar. Y gracias que cambié esa actitud, porque de otra forma, me hubiera vista inmersa en una profunda decepción, desánimo. A la mala actitud, todo sabe más agrio, más frío. Por lo que pensé que de todo se aprende, así que allí me lancé.


Gracias a que hice estas segundas prácticas. Con ellas he cogido más confianza, más seguridad, soy más decidida, me cuesta menos expresar lo que siento. Tengo claro que de cada uno de los aspectos en los que considero que he mejorado aún me queda  camino, ¿como en todo no? La perfección es muy difícil, por decir casi imposible. De hecho no la busco esa perfección. Buscaba gustarme lo que hacía, en parte he conseguido motivarme más, después de ver lo que era capaz y si además la tutora me lo decía podría ser verdad. Si buscaba un contraste con el año pasado posiblemente no me hubiera reconocido, para nada mi intención es parecer que “ir de sobrada” ni nada por el estilo. Simplemente, es expresar la propia satisfacción personal que siente una persona al explicar su vivencia, lo que ha mejorado, que como bien he dicho, me queda camino, está claro, pero el inicio lo tengo marcado.


A pesar de todo lo que he ganado haciéndolas de nuevo (que no es poco), han habido algunos sucesos nuevos que me han ganado media batalla. Posiblemente no tenga que ser así. Me considero una persona luchadora, que lo que quiere se esfuerza por ello hasta la saciedad, pero que me han afectado. Estos sucesos nuevos a los que me refiero son las notas. Podéis pensar, ¿pero si son sólo las notas finales? Sí, es verdad, son las notas. Como maestra me han enseñado a darle importancia a la evaluación, que se especifique tantos los puntos positivos como los de mejora de los alumnos. Por este motivo, al ver los resultados no han coincidido en absoluto en lo que pensaba, aprobado está, pero ahí se queda. Me quedo con una sensación agridulce, pensando que estuve en esa escuela porque me tocaba o porque quería esa, pero que todo el esfuerzo, todas las mejoras que hice se quedaron en el aire, yo soy consciente de ello. Pensándolo bien, posiblemente no me tenga que afectar tanto. Al fin y al cabo, son meramente notas. Pero notas que desafortunadamente pueden repercutir en el futuro, en sí entras en una lista o si te quedas a las puertas. Ya tendré tiempo para darle más importancia a las notas de ese momento.

Del mismo modo, mi motivación desde hace un tiempo se encontraba dividida: la educación y la moda.. Desde antes de abrir el blog, tal y como os comenté en otras entradas, mi pasión por la moda va creciendo. Posiblemente este ha sido el motivo por el que me gustaría probar con ella, pero sin dejar de lado, la educación. Aquella que tantas emociones me ha provocado, aquella que me ha hecho crecer con fuerza, aquella que ha hecho que no pierda la ilusión. La moda es un sector fuerte, que cuesta entrar, mantenerse, crecer. Aún así soy de las piensa que si algo quieres, algo te cuesta. Nada es imposible si lo intentas, hay para mucho para ganar y poco que perder. Tengo en mente hacer el curso de estilismo de moda, aún estoy buscando academias para realizarlo, hay muchísimas, la mayoría privadas. ¿Sabéis esa sensación de que pasará algo pero no sabéis cuándo? Esa es lo que sensación que tengo ahora. Mientras tanto no me quedaré parada, buscaré para maestra, me daré la oportunidad de intentarlo, puede que estando sola, la sensación sea diferente.


Lejos de las calificaciones, me quedo con lo positivo de todo este recorrido, por fin soy maestra. Un sueño hecho realidad. 


Fotos/Pictures: Pinterest

Muchas gracias por estar ahí detrás, espero que hayáis disfrutado. Muchos besos, feliz semana, el lunes estaré de nuevo por aquí. 

Alicia

You Might Also Like

6 comentarios:

  1. Cuándo he leido esto, no he podido sentirme más identificada. Yo estoy estudiando bellas artes, ahora mismo estoy en tercero y bueno, como tu has dicho, en mi carrera los dos primeros años son comunes para todos, y a partir de tercero se dividen en tres carreras: bellas artes en general, creacion y diseño, y por ultimo restauración y conservacion de bienes culturales. Hasta este año yo no habia dado nada de restauración, pero sabia que no quería hacer ninguna de las otras dos carreras por equis motivos. Pero al final de este año, he descubierto que no me gusta absolutamente nada. Pienso en mi futuro y no me veo como restauradora, se que si trabajase de ello, lo haría a disgusto, y eso no puede ser así, sobretodo cuando es uno mismo el que elige la carrera. En fin, aún me queda un año, ya no voy a dejarla por todo el camino que he recorrido ya. Puede que cambie y encuentre algo en este mundillo que me guste. si no es así, cuando termine, me meteré a algo relacionado con la moda, que es algo que siempre me ha gustado muchísimo.
    Enfin, me ha encantado leerte, escribes y te expresas muy bien. Mucha suerte con todo, seguro que te va genial!
    Muchos besitos,
    te espero en mi nuevo post!!
    http://www.erikainblue.com/es/

    ResponderEliminar
  2. Que lindo! Espero que te vaya muy bien en tu carrera!
    Obsessed Fashion Blog

    ResponderEliminar
  3. yo estoy estudiando para profesora y tamb me encanta la moda, los estilos. si te gustan las dos cosas y las dos son tus pasiones hay que aprender a llevar ambas en la vida, no dejes que una de ella muera

    ResponderEliminar
  4. yo estoy estudiando para profesora y tamb me encanta la moda, los estilos. si te gustan las dos cosas y las dos son tus pasiones hay que aprender a llevar ambas en la vida, no dejes que una de ella muera

    ResponderEliminar

MUCHAS GRACIAS por vuestro tiempo y comentario. Es un placer leeros.

THANK YOU so much for your time and comment. It is a pleasure to read you.