Moda

MODA: ¿NOS VESTIMOS PARA UNO MISMO O PARA LOS DEMÁS?

6:19,1 Comments



Buenos días. ya estamos a mitad de la semana ¿cómo la estáis pasando? Espero que genial, la mía lo está siendo, se me está pasando muy rápido. Posiblemente porque ya huele a Navidad. 

El tema de hoy es un poco diferente, que trata de una reflexión, una sección que estrené hace dos semanas. La retomamos con una temática que llevo muchísimo tiempo pensando en hacerla y que me ha costado lanzarme por como reaccionaréis: se trata de la percepción de la moda en la sociedad. Espero todas vuestras opiniones y puntos de vista, siempre des del respeto. 

Muchísimas gracias por vuestras opiniones y visitas. Pasad una feliz semana. Recordad el viernes el último post de esta semana antes de Navidad. Muuuua. 

Here is the post in ENGLISH

¿Cuántas veces hemos escuchado y/o dicho, vas mal vestido/a, vistes fatal, vas hecho un cuadro, ¿cómo te puedes poner lo que llevas?,  entre otras frases? Seguro que la respuesta será muchísimas veces. Este punto es el principal problema.

Si, un problema. Me explico. En el mundo actual vivimos millones de personas con sus derechos, obligaciones y normas. Afortunadamente, la moda es un sector amplio y (inicialmente) abierto, con una gran oportunidad de llevar prendas diferentes y con ello, de estilos, con derecho a poder vestirse. Si nos basamos en que la ropa y la moda tienen el poder de expresar como ES en principio cada uno  en realidad (o tendría que ser), ¿por qué cuando pasamos a la hora de ver a alguien que es diferente solemos juzgamos? ¿Qué hay de diferente entre lo que llevas tú y lo que lleva otra persona? ¿Por qué es bonito lo que tú llevas y lo que yo no? He de confesarlo, hace un tiempo, yo también lo hacía de manera instintiva, pero me he dado cuenta que no aporta nada ni a los demás ni a mí. Simplemente, haz lo que simplemente te gustaría que te hicieran a ti. La moda no está para criticar, está para experimentar, divertirse con ella.

Style du Monde
Style Caster
Como bien sabemos, la moda es un sector que está en constante evolución, cada temporada van surgiendo nuevas tendencias, se retoman otras, en ese sentido podemos decir que es cíclica. En la que la inspiración  está en cualquier lugar: cuadros, películas, música, o elementos decorativos, revistas, desfiles o street style, por ejemplo. Sin embargo, somos nosotros mismos los que nos ponemos barreras a la hora de aceptarlas en los demás.

Es, en esa convivencia con la sociedad cuando nos damos cuenta que realmente existen juicios objetivos hacia otras personas, muchas veces intencionadas y otras, por influencia de los demás. Cuando la moda debería ser meramente subjetiva, eres tú la que lo lleva, la que siente esos pantalones ajustados, la que disfruta llevando mezclas atrevidas de estampados, o la que unas sandalias con unos calcetines, le apetecen. Entonces, llegado a este punto, ¿dónde queda el derecho a aceptar que somos diferentes y qué podemos ponernos lo que queramos sin tener que sentirnos mal? Porque sí, en las diferencias reside la belleza, la individualidad de cada uno. Que al fin y al cabo, de alguna manera es una vía para dar voz a lo que nos caracteriza. Desde mi punto, todavía nos queda camino para llegar a conseguir que sea considerada cien por cien subjetiva.



Otro punto importante  a la hora de analizar es la percepción que se nos viene ajustada en función de nuestro estilo personal. Con esto quiero decir, por ejemplo que si una persona tiene un estilo más roquero o gótico, en muchas ocasiones, lo atribuimos a que el que lo lleva sea desinteresado/a o le atraigan los enfrentamientos con otros individuos, entre otras suposiciones. Puede que nosotros no seamos conscientes de cómo puede llegar a afectar anímicamente a los demás. Suposiciones sobre esa persona que nos parecía que era de una manera, la conocemos y no tiene porque encajar dentro de ese perfil. Al fin y al cabo, nos fijamos en la apariencia y en lo anteriormente mencionado, la objetividad. No lo que piensa el que lo lleva. Porque si así fuera, estaríamos casi cien por cien seguro que no lo llevaríamos.

Low Chic
Vogue
Tomemos como referencia otro ejemplo, los shorts muy cortos. A simple vista, a algunos puede parecerles que le falta tela, que no es de nuestro estilo, que es demasiado atrevido o que no nos lo pondríamos. Está claro que todo lo que los demás llevan no tiene la extrema necesidad de que lo llevemos ni se ajusten a nuestros gustos. La diferencia reside en como percibimos esas disimilitudes, en como de una prenda nosotros nos configuramos una imagen errónea de las personas. De acuerdo que a ti, no te guste, lo entiendo, pero ¿por qué nos extrañamos tanto al verlo y suponemos que se es de una determinada manera?

Para ir concluyendo, nos debemos vestir cómo nos apetezca PARA NOSOTROS, no pensando en lo que NOS DIRÁN, NOS MIRARÁ.  Lo más importante es dejar a un lado aquellos juicios que dañan a los demás, que en ocasiones, no somos conscientes y preocuparnos más de nosotros mismos. Porque de lo que inicialmente no nos gusta también nos podemos inspirar y es ahí donde queda nuestro criterio de estilo personal.

NY Mag

Definitivamente, acabo haciendo renombre al nombre del blog y es que en la moda se trata de ser quién eres, ni más ni menos.



You Might Also Like

1 comentario:

MUCHAS GRACIAS por vuestro tiempo y comentario. Es un placer leeros.

THANK YOU so much for your time and comment. It is a pleasure to read you.